jueves, 16 de octubre de 2014

Jugando con las reglas para aprender...

Esta semana volvemos al juego, recordando que es un aspecto fundamental en el día a día de cualquier chic@. Esta vez os hablamos de los juegos de reglas, que siempre son una oportunidad para jugar en pareja o en grupo.

Existen infinidad de juegos de reglas en el mercado, y otros tantos que nos podemos inventar nosotros según la imaginación que tengamos para ello, teniendo en cuenta que debe existir un intercambio o espera de turnos y unas normas de juego, donde alguno de los jugadores gana y otros pierden, siendo así juegos competitivos. ¡Cualquier cosa nos vale!

Antes de elegir un juego para nuestr@s chic@s  es importante tener en cuenta sus características personales y adaptarnos a ellas, ya que a algun@s chic@s les molestan determinados ruidos o los imprevistos, tienen poca fuerza en las manos, son muy impulsivos…

Una vez elegido los juegos, cuando nuestr@s chic@s ya tienen adquirida su capacidad de acción conjunta y son capaces de coger y pasar el turno sin apoyo, podemos empezar a jugar con juegos de reglas sencillos, que se pueden entender visualmente sin necesidad de demasiadas instrucciones verbales, como por ejemplo Salta Pirata, Bolos, Monos Locos…
            

Podemos trabajar varios objetivos que nos iremos planteando por separado, de uno en uno, a la vez que nos divertimos.

       Saber esperar el turno. Algun@s chic@s muestran impulsividad y les cuesta esperar a que les toque su turno para participar en el juego. Les podemos ayudar a esperar marcándolo visualmente, ya sea con el intercambio de un dado, en juegos donde se utilice para tirar, o pasándonos un recipiente con los elementos que utilizamos, y como ya vimos en la entrada de ¿A quién le toca?, si disponemos de un móvil o una tablet, podemos utilizar una app de toma de turnos, como Turn Taker,  y así reconocer que hay que esperar hasta que la mano en este caso, nos señale. O utilizar apps de juegos de reglas sencillos, que incorporan algún tipo de marcador para saber cuándo nos toca jugar, como Happy Geese (que ya os recomendábamos en nuestra entrada anterior A tableTEAr).También podemos usar un apoyo preguntando de forma indirecta “¿A quién le tocaaaa?” cuando alguien se despista.

          Respetar las normas del juego. Las normas de un juego a veces pueden resultar complicadas de comprender hasta para nosotros!! Debemos hacer todo lo posible por facilitar esta comprensión a l@s niñ@s para que sean actividades divertidas y no supongan un sobreesfuerzo o frustración por no saber lo que hay que hacer. Por ejemplo, una idea es jugar al memo "descubierto", para más adelante hacerlo de manera tradicional. 

memo descubierto
memo tradicional
                                             

     Como ya os contamos en Lápiz, papel y al bolso, esto podemos hacerlo elaborando claves visuales con las normas del juego. Las normas no hay que seguirlas al pie de la letra, ya que en muchas ocasiones necesitaremos adaptarlas a las características de nuestr@ chic@. Podemos aplicar aquí el dicho “las normas están para romperlas”.



         Desarrollar el deseo de ganar y asumir perder. En muchas ocasiones, el acto de jugar como tal no es lo suficientemente motivante para nuestr@s chic@s por mucho empeño que le ponemos. Primero, debemos dejar muy claro cuál es el objetivo del juego, qué hay que hacer para ganar la partida (que salte el pirata, conseguir más monos, hacer que explote Antón ). Y después, podríamos asociar un premio al ganador de la partida, haciéndolo visible antes de empezar, que se sepa que el ganador tendrá un premio determinado. 

       Para elegir el premio, es importante tener en cuenta los gustos o centros de interés de l@s chic@s con los que estemos jugando, para que realmente sea motivante para ell@s. Por ejemplo, si les gustan las patatas pero no los caramelos, no serviría de mucho tener de premio un caramelo. Y una vez que exista esa motivación por ganar, es lógico que aparezca entonces enfado o tristeza al perder (el premio). Al principio, puede que esas emociones sean intensas, pero irán canalizándolas según vayan experimentando que a veces se gana y otras se pierde.


        Desarrollar estrategias para ganar el juego. Según la capacidad de nuestr@s chic@s para teorizar sobre la mente de otras personas, podremos plantearnos el uso de estrategias para ganar. Una posibilidad es aprender de las acciones del otro, por ejemplo en los patitos cua-cua o el memory yo puedo darme cuenta de dónde está lo que me interesa si el otro ya lo ha levantado o descubierto.



       - Además, con algunos juegos generalizamos otros aprendizajes, tanto de carácter cognitivo (colores, números y cantidad), como comunicativo (articulación, intención comunicativa, uso de frases…) o la destreza manual o motricidad fina con aquellos en los que hay que insertar, meter, sacar… algún elemento.
 colores
destreza manual
destreza manual
colores y cantidad
Nos encanta jugar con nuestr@s chic@s tanto o más que a ell@s!! Os recomendamos que saquéis un ratito al día para jugar de forma distendida con vuestr@s chavales, tengan la edad que tengan, y lo disfrutéis!! Si ponéis en práctica lo que hemos compartido en esta entrada, mandadnos fotos de vuestras claves visuales!!

¡¡No dejéis de jugar!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario